Se quedaron sus ojos enraizados en las ventanas de aquella naranja flotante. Se preguntó si podía ser tan grande como para cargar el mar y el cielo. De todos modos, ese cremoso pensamiento debía aplazarse. Su sueño fue pernoctado y sus manos se quedaron con las ganas de rozar el castillo.